En un escrito del huffingtonpost, la psicologa Samantha Rodman explica algunas razones